lunes, 1 de diciembre de 2008

Teru Tero otra hermosa ave

En el silencio de la inmensidad de las sierras no es verdadero silencio sin el grito del tero...


Ave guardián como no hay otra ,protege su nido a costa de su vida

Pero si un día van por el campo y encuentran un nido no lo toquen ,ni se acerquen demaciado por que cuando regresan rompen el nido ,los huevos y si tubiera pichones lo abandona

No se por que lo hace pero lo hace




video

LA LEYENDA DE TERO

El padre había hecho una gran fortuna y sus dos hijos disfrutaban de buena vida. Era un buen trabajador en el campo y además tuvo suerte con algunos de los negocios que había emprendido. El hombre, que era bastante mayor, un día enfermó gravemente y poco tiempo después murió. Así fue que dejó para sus hijos esa inmensa fortuna.

Cuando el tiempo de luto se cumplió, los muchachos se hicieron cargo de sus riquezas y se dispusieron a difumadas a lo grande. Comenzaron a aparecer amigos de todos lados, los gastos aumentaban más y más.

Desgraciadamente, para sostener el modo de vida que eligieron, necesitaron comenzar a vender parte de los bienes heredados. De a uno fueron despojándose de los buenos enseres de: hogar, hasta
que ya nada quedó y tuvieron que vender la propiedad paterna en toda su extensión.

De la riqueza y de la vida fácil pasaron abruptamente a conocer la cara más cruda de la pobreza. No tenían ni casa ni abrigo. Los que se decían amigos, raudamente habían desaparecido. En esa
situación se encontraban cuando, al no hallar remedio a la miseria que los perseguía, los ganó la desesperación. Se fueron al campo, se ocultaron de sus vecinos y se pusieron a llorar desconsoladamente, hasta quedarse dormidos.

Cuando despertaron, descubrieron su pequeñez y su nuevo aspecto: quisieron hablarse y no pudieron, solo un extraño sonido surgió de sus antiguas bocas. Se habían convertido en aves, eran teros. Sin embargo, algo conservaban de su pasado esplendor: la corbata y la pechera de la camisa. Y parte de su soberbia quedó plasmada en un copete.

Así castigó Dios la imprudencia de estos jóvenes. Pero aún hoy puede observarse, como prueba de su arrepentimiento, un círculo rojo alrededor de sus ojos, huella visible de su angustioso llanto
producido por tan mal comportamiento.

Extraído de Leyendas indígenas de la Argentina

12 comentarios:

Santi dijo...

que hermosa es la fauna de minas!!!!!!

Amo esta ciudad!!!

ganesha dijo...

no conocia la leyenda , y tampoco sabia que destruina el nido, eso es verdad, porque de chico andaba mucho en el campo y nunca me contaron nada de eso.pero que cuanda andas cerca se te vienen encima es real .
me gustan mucho los teros y tambien el chaja tipicas de los campos de buenos aires y seguro que de uruguay.
lindo videito , tienen cortadas las alas?



salu2 y chaus

HUGO dijo...

Es verdad,sabía que abandonan los nidos pero no sé la causa.Son excelentes guardianes,acá en la zona rural de la capital la población de teros es cada vez mayor, en el fondo de casa siempre hay alguno que otro...y cuando se escuchan persistentemente..debe haber gente cerca...me asomo ...y es asi.

abrecabezas dijo...

Ganesha :Mira son libres ,no tienen las alas cortadas estaban atacando por que alado de las columnas tenian el nido y nos acercabamos demaciados
Si aca tambien tenemos chaja

Hugo:que suerte la tulla son super guardianes

Mariolo dijo...

Como estamos para la edición de videos, eh ..jaja
Muy bien

Muy buena la leyenda, no la conocía.

Chien dijo...

Que bonita ave... no la conocìa, gracias por presentarla...

y como toda ave, son igual de celosas cuando estan anidando... uuuf una ave celosa es cosa seria.

Saludos desde el norte

Ferchu dijo...

Gracias por compartir esto con los citadinos como yo que poco sabemos de nuestra fauna.

abrecabezas dijo...

Chien: es un ave de America del Sur sobre todo de Argentina y Uruguay

Ferchu:gracias a ti por pasar y me alegro poder compartir mis pocos conocimientos con ustedes

abrecabezas dijo...

Mariolo:se hace lo que se puede recien estoy aprendiendo a editar los videos

El club de los Parados dijo...

gracias por tus visitas y tus palabras.
Una sonrisa
Nos leemos

Diego González dijo...

Jajajaja! Me acuerdo una vez que un Teru me atacó porque estaba cerca dle nido, jajajjajaja! Fue cruel!

serrano dijo...

Estela :

Encontré tu blog por casualidad, buscando información sobre el teru-tero, para publicar en el mio.
Yo también soy minuano, aunque hace mucho tiempo que me fui del pago.
Te pongo el link por si quieres visitar mi sitio.

http://wilsonmesa.blogspot.com/