jueves, 4 de septiembre de 2008

Alfredo Vidal y Fuentes

El doctor Alfredo Vidal y Fuentes nació en la ciudad de Minas
el 30 de julio de 1863 y falleció en Montevideo el 13 de enero de
1926, a los sesenta y tres años cuando aún tenía mucho para dar.
Estudió en el colegio Unión Oriental Democrática y se recibió
de doctor en medicina en 1889; posteriormente perfeccionó sus
estudios en la Facultad de Medicina de Nápoles, donde también
ejerció como Cónsul de Uruguay.
Ocupó diversos cargos en la Administración Pública, en marzo
de 1884 fue designado Segundo Director de Anatomía del Museo
Nacional; en febrero de 1889 fue designado médico de Sanidad del
Lazareto de la Isla de Flores y en octubre del mismo año Profesor
de Patología General de la Facultad de Medicina.
Ejerció su profesión como un verdadero humanista, hasta tal
punto que cuando se desató la última epidemia de cólera en 1887,
que azotó a la ciudad de Montevideo, fue el primer médico que se
ofreció abnegadamente para recluirse en el hospital de aislamiento
hasta la terminación de la misma.
Fue electo para ejercer la diputación por Minas desde 1898 a
1903; designado en diciembre de 1903 Presidente del Consejo
Nacional de Higiene, puesto para el que fue sucesivamente reelecto
y desempeñando el mismo lo sorprendió la muerte. Miembro integrante
del Consejo de la Facultad de Medicina como delegado del orden
profesional, de la Comisión Nacional de Educación Física y del
Consejo de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Civiles.
Cumpliendo su última voluntad, sus restos fueron cremados el
15 de enero de 1926 en el horno del Lazareto de la Isla de Flores y
sepultados en su ciudad natal.
En su honor el Gobierno Departamental de Lavalleja designó una
calle de la ciudad de Minas con su nombre, también una calle de la
ciudad de Montevideo lo lleva y el hoy Centro Departamental de
Salud Pública se llama Hospital "Doctor Alfredo Vidal y Fuentes",
de quien él fue un importante impulsor.
Contribuyó desinteresadamente al bienestar de los más
necesitados como médico, legislador, higienista, filántropo,
profesor y político. Especialmente un propulsor infatigable por la
higiene pública en las primeras décadas del siglo XX.
Publicó numerosos trabajos científicos tanto en el país como el en extranjero.


No hay comentarios: